Me pegué con el carrito del súper y se me hizo una ulcerita que fue creciendo, fui con varios médicos que me mandaron cremas y pomadas que lejos de ayudarme empeoraron el tamaño y el dolor que sentía. Gracias a la atención que me brindaron los médicos especialistas en heridas, mi úlcera empezó a cerrar rápidamente y el dolor desapareció por completo, y no solo eso, sino que también me enseñaron los cuidados que tengo que tener para evitar que mi úlcera regrese.