Una infección ginecológica se me complicó y tuve que ser operada de emergencia. Estuve hospitalizada 25 días casi inconsciente y salí del hospital con una llaga enorme y dolorosa en la nalga que me llegaba hasta el hueso. Gracias a los cuidados adecuados que me brindaron la úlcera finalmente cerró.