Cometí el error de ir a ver médicos que no saben tratar el pie diabético y la única opción que me dieron era amputarme. Aterrada busqué opciones y gracias a Dios encontré aquí especialistas que no solo me vieron como una enfermedad a tratar sino como una persona y lograron cerrar mi pie.